O llámanos al: Tel. (+34) 608 24 76 78

2018-10-03

¿”Halloween” o “Castanyada”? Lo que quieras, en Sitges

by Sitges Group Apartments

El otoño ha llegado finalmente a Sitges y la verdad es que nos apetece mucho. Bajan las temperaturas, pero no tanto como para que tengamos que quedarnos en casa bajo una manta (aunque no sería tan mala opción).

Los árboles sacan a relucir sus colores más cálidos y vuelven ingredientes que nos encantan a los menús de todo restaurante y a casa: setas, calabaza, boniatos, castañas, etc. Además, es en esta estación del año cuando se celebra la “Castanyada” y/o el “Halloween”. ¿Tú qué prefieres?

La tradición dice que, en Catalunya, la noche del 31 de octubre (la noche de todos los santos) se celebra la “Castanyada”. Esto quiere decir que las familias y/o amigos se reúnen – a poder ser cerca de un fuego - para comer castañas tostadas, boniatos y panellets (o dulces de todos los santos), acompañándolo todo con vino dulce. Pero, ¿de dónde viene esta costumbre? Su origen lo encontramos a finales del siglo XVIII.

Hay quien habla de banquetes funerarios en los que se servía este tipo de comida. Sin embargo, hay quien atribuye el origen de esta tradición a los campaneros, que tenían que pasar la noche de todos los santos despiertos para tocar las campanas de los pueblos. Esta era una tarea dura que, como hemos dicho, requería estar toda la noche en vela y, para ello, los campaneros necesitaban comida que les proporcionara suficiente energía y les ayudara a soportar el frío. Hay opiniones para todos los gustos, así que podéis elegir la versión que más os guste.

Aun así, lo cierto es que cada vez más gente opta por celebrar el Halloween. Esta fiesta tiene su origen en el festival céltico Samhain (hace unos 2.000 años). Los celtas creían que la noche del 31 de octubre los difuntos volvían a la tierra y, entre otras cosas, las personas se vestían de fantasmas para salir a calle, para que los espíritus se pensaran que eran uno de ellos. Cuentan las leyendas que durante la noche del 31 de octubre la puerta entre el mundo de los espíritus y el de los vivos quedaba abierta. Momento que aprovechaban los fantasmas y las almas de los difuntos para vagar libremente entre ambos mundos. La costumbre era utilizar nabos llenos de carbón ardiendo como si de faroles se tratase para guiar las almas de los familiares fallecidos y ahuyentar a los malos espíritus. En toda esta ceremonia los niños tenían un papel importante. Eran los encargados de recoger toda clase objetos de las casas que, posteriormente, eran ofrecidos a los dioses mediante un ritual oficiado por los druidas. Sacrificios humanos y animales eran un elemento importante de dicha celebración así como ofrendas en forma de alimentos.

Más tarde, en el siglo VIII, este festival fue rebautizado por la iglesia católica como “All Saints” (todos los santos) o “All Hallows” y por tanto, la noche previa, “All Hallows Eve”, que se quedó en “Halloween”. Actualmente, los niños salen a la calle disfrazados a hacer el famoso “trick or treat” mediante el cual consiguen dulces, y los adultos acuden a fiestas de disfraces o hacen visionados de películas de terror, entre otras muchas actividades.

El calendario de festividades anual guarda un lugar señalado para Halloween. Celebración que se ha convertido en una de las más populares y difundidas del siglo XXI. La versión actual proviene de Estados Unidos y ha sido exportada al resto del mundo independientemente del carácter religioso o pagano que pudiera tener en sus inicios. La Noche de las Brujas, Noche de Muertos o Noche de Víspera de Difuntos, como también se conoce popularmente Halloween, estaba ligada a la muerte y al renacimiento de su dios. Al mismo tiempo, este ciclo se repetía en las cosechas y la naturaleza.

Como decíamos, esta es una de las celebraciones más famosas y, a pesar de no ser propia de nuestro país, ha sido acogida con ganas. Sitges no puede ser menos, especialmente teniendo en cuenta que tenemos el Festival de Cine Fantástico y de Terror y la Sitges Zombie Walk en octubre. Eventos que invitan a seguir con la temática del terror, tan característica de esta tradición anglosajona. Esto hace que haya muchos restaurantes que ofrecen menús y noches especiales de miedo, y muchos clubs y discotecas ofrecen descuentos a la personas que vayan disfrazadas la noche del 31.

Pero ¿por qué quedarte sólo con una cosa, cuando puedes hacer las dos? Ven con tu familia o amigos a cualquiera de nuestros apartamentos en Sitges y pasa un día y una velada fantásticas celebrando ambas tradiciones. Puedes empezar decorando calabazas, parar para comer castañas y panellets, y terminar viendo películas de miedo o saliendo a buscar zombies por Sitges. ¿Te atreves a venir?